Punción seca

La punción seca es la técnica más inmediata de terminar con el punto gatillo. Como hemos comentado los puntos gatillo, pueden dar un dolor local a la palpación pero también un dolor referido. Así por ejemplo, un dolor de cabeza puede estar causado por la existencia de un punto gatillo miofascial en un músculo, por ejemplo el trapecio, el esternocleidomastoideo etc. De ahí la gran importancia a nivel sintomático del tratamiento de estos puntos.

 

La punción seca sería, por tanto, una opción a barajar para tratar cualquier síntoma de dolor local o referido que creamos que tiene relación con la existencia de un punto gatillo. Nuestra experiencia nos dice, que prácticamente en todas las lesiones y patologías aunque tengan causas diferentes se acaban activando ciertos puntos gatillo a nivel muscular.

 

Cualquier patología que curse con dolor miofascial tanto a nivel local como a distancia.

 

- Cervicalgias

 

- Lumbalgias

 

- Dorsalgias

 

- Lesiones deportivas musculares: contracturas, elongación muscular,etc.

 

- Tendinopatías

 

- Artrosis: en cada articulación afectada se activan distintos PGM que desencadenan un dolor independiente al propio daño intraarticular que puede mejorarse con la aplicación de punción seca en dichos PGM.

 

- Lesiones de hombro: impigement, etc.

 

- Dolores de cabeza y cráneo