Saber más...

EPTE ECOGUIADO

La EPTE es una técnica de fisioterapia invasiva que consiste en la aplicación en breves periodos de corrientes eléctricas galvánicas de media y baja intensidad, que a través de una aguja de Acupuntura se aplica en la zona a tratar. De tal forma que se consigue provocar una inflamación controlada para lograr una nueva cicatrización del tendón en cuestión, con el objetivo de reducir o eliminar la sintomatología, así como el daño físico que sufre la zona.

 

Esta técnica generalmente se utiliza en lesiones tendinosas (las cuales suelen obtener muy buenos resultados) y en ciertas patologías musculares (roturas).

 

En cuanto a su utilidad y aplicación, son muchas las lesiones que según las últimas investigaciones y avances terapéuticos aconsejan que sean tratadas con esta novedosa técnica fisioterapéutica.

 

Indicaciones: Tendinopatías crónicas del supraespinoso, tendinitis, epicondilalgia o epicondilitis (codo de tenista,...), tendón de Aquiles, fasciosis o fascitis plantar, entesitis calcáneo, rotuliano, isquiotibiales o abductores/pubis y pubalgias. Roturas musculares agudas y crónicas (fibrosis), esguince de ligamento lateral interno de la rodilla, esguince crónico del tobillo, periostitis tibial, síndrome del tunel carpiano y del tarso, impingement del tobillo o de la cadera.

 

Los beneficios que aporta la EPTE en comparación a otras terapias es que, al ser una técnica invasiva, provoca un cambio importante en la conformación del tendón dañado, acelerando así su recuperación. Además, es una muy buena técnica en tendinopatías de larga evolución que con técnicas conservadoras no han conseguido mejora.  Cabe añadir que, aun siendo una técnica invasiva, en la mayoría de las localizaciones de las lesiones es una técnica prácticamente indolora. 

 

La efectividad es alta (alrededor del 80%) respecto a los tratamientos convencionales de fisioterapia (ultrasonidos, láser, Cyriax, fibrolisis u ondas de choque) o médicos (antiinflamatorios, infiltraciones o cirugía), con una frecuencia de recaidas baja.

Es importante que sea utilizada junto con un ecógrafo para localizar exactamente la zona de la lesión del tendón, y provocar que la corriente eléctrica vaya dirigida a ese punto concreto. 

 

En resumen la EPTE es una técnica RÁPIDA, EFECTIVA (sin apenas recaídas) y prácticamente INDOLORA.